14 de noviembre de 2018

Dulces de convento

Estos monasterios, fundados entre los siglos XVI y XVII, además de cobijar a cientos de mujeres con vocación religiosa o sin ella, se fueron convirtiendo, y de un modo muy natural, en una suerte de laboratorios culinarios en los que un crisol de manos (españolas, indígenas, moras, negras, etc.) daba vida y forma a nuestra gastronomía. Es en estos lugares donde se acuna la afamada y refinada dulcería peruana.

Autores: Sandra Plevisani y Teresina Muñoz-Ñájar
I.S.B.N: 978-612-4221-80-4
Primer Edición 2018
20 x 25 cm.
204 páginas